Redis: más allá del caché y las colas

Redis nació como un Memcached persistente. Y es por ese pasado sombrío que muchos lo consideran solo una buena alternativa para cachear cosas. Sin embargo, Redis evolucionó rápidamente hacia como se lo conoce hoy en día: un
servidor de estructuras de datos.

Redis provee operaciones atómicas sobre tipos de datos primitivos (strings, listas, conjuntos, conjuntos ordenados y hashes) que dan mucha flexibilidad para pensar la mejor manera de guardar los datos de nuestra aplicación. Esto, sumado a otras funcionalidades (como replicación, dos estrategias de persistencia, transacciones y scripting en Lua) hacen que Redis sea una opción muy interesante a la hora de elegir la base de datos para nuestro proyecto.

En esta charla vamos a explorar, a partir de ejemplos, los casos de uso más frecuentes en cualquier aplicación web y cómo se puede usar Redis para resolverlos. También se van a mostrar los pitfalls más comunes y qué estrategias se pueden usar para evitarlos.